Los datos de tu monitor cardiaco podría ayudarte a mejorar tu nado

Entiende mejor tu cuerpo y domina el agua en cada sesión

 

Los gadgets son parte fundamental de los triatletas, los usamos para la bici, cuando corremos y ahora, con tanta innovación, en la natación también podemos registrar datos exactos de la brazada, velocidad, ritmos, swolf medio, etc.
Se ha comprobado que el uso de la tecnología puede ayudarte a ser mejor atleta, porque eso te ayuda a tener datos específicos sobre la velocidad de pedaleo, potencia del mismo, la zancada cuando corres o el ritmo cardiaco en cada actividad, para la natación, es el mismo sistema, pero ¿usar un gadget en el agua y sus datos, puede hacerte mejor nadador?

 

Razones populares para usar los datos de tu reloj:

  • Registro de las vueltas
  • Conteo de brazadas
  • Registro de los intervalos
  • Calcular la distancia total
  • Determinar el ritmo 
  • Calcular las brazadas por vuelta
  • Compartir los datos con tu entrenador
  • Comparar tu rendimiento por sesión

Aunque las razones por las que usas los datos te pueden ayudar a tener mejor desempeño en el agua debido a que te enfocas más en la técnica y forma en el agua. También, cuando estás llevando un monitoreo de tu nado, te puedes enfocar en la velocidad, por repetición sin tener que mirar el reloj externo en la alberca.

 

Considera que es una buena oportunidad de olvidarte del conteo de metros en cada vuelta o si necesitas hacer una repetición larga porque con el monitor tendrás las alertas de distancia y podrás concentrarte más en cómo nadas, tu rendimiento en cada brazada y, por supuesto, la técnica en cada estilo o repetición. Así que sí, hasta ahora son bastantes los beneficios que provee usar el monitor cardiaco en el agua.

Pero lo mayores beneficios que puedes obtener de un monitor cardiaco es cuando estás en aguas abiertas. Puedes registrar la distancia que nadaste, el circuito que hiciste, los intervalos por distancia específica y tu rendimiento en general que es más fácil medir o entender en un ambiente controlado como las albercas en las que regularmente entrenas.
Aunque también hay momento en los que deberías olvidarte de él, aquí te damos algunas opciones de cuando sí y cuando no utilizarlo, para optimizar tu rendimiento y libera tu mente de presiones extras innecesarias.

 

CUANDO DEBES UTILIZARLO:

  1. Durante pruebas de series de velocidad o tiempos establecidos de alto rendimiento
  2. Cuando estás nadando solo
  3. Cuando nadas en aguas abiertas
  4. Durante tu competencia

 

CUANDO NO DEBES UTILIZARLO:

  1. Cuando estés con tu entrenador en la alberca
  2. Cuando te toque sesión en equipo
  3. Para los días suaves de técnica o recuperación

 

Así es como puede obtener lo mayores beneficios del uso de un monitor cardiaco, recuerda que buscar tu máximo rendimiento siempre será una gran opción en cada entrenamiento, sin embargo, no debes obsesionarte con ello y tener días en los que nades o entrenes suave y lo disfrutes al máximo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.