Entrenamiento de natación: descanso activo.

También el descanso tiene sus secretos. 

 

El descanso es una de las partes más importantes del entrenamiento.A su vez, el entrenamiento puede clasificarse como activo y pasivo.

¿Cuándo es adecuado?

Imaginemos que realizaste una sesión de intensidad, tal y como podría ser la de este link. Y que más tarde te toca un entrenamiento de distancia, como el de este enlace. Entre los dos, es importante que te recuperes, pero ¿cómo me recupero mejor?

El descanso pasivo implica no realizar actividad alguna, y puede ayudar a que te recuperes cuando los entrenamientos son en días distintos. Por otro lado, si realizas doble sesión y las dos son fuertes, el descanso activo puede ayudar a disminuir tus niveles de lactato residual de la primera sesión, para poder tener una segunda sesión igual de exitosa. 

¿En qué consiste?

Realizarás un afloje de 400 metros, seguido de 6×100 a un paso intermedio, saliendo con 30 segundos más de descanso que en tus 100’s habituales. Al finalizar, 200 metros suaves serán suficientes para que termines esta sesión, y estarás en condiciones de rendir muy bien en la siguiente.

 

¡Cuéntanos qué tal te va con el descanso activo y disfruta tu entrenamiento!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *