El primer juguete del triatleta

Mejora tu nadada con el pullboy.

 

Dentro de este camino de mejora en la alberca, el pullboy es uno de los primeros pasos por los que todo triatleta pro debió pasar, ya que te permite colocarte en el agua a manera que puedas trabajar una posición estable y horizontal en cualquier estilo que elijas entrenar. 

En el mercado existen en diferentes formas y colores, pero para decidir cuál es el correcto lo primero que debes buscar es que cumpla su función básica: que eleve tus piernas para que floten con mayor facilidad.

Aún así, esta herramienta no debe utilizarse para eliminar la patada. Tienes que saber mover las piernas para lograr una buena posición del cuerpo en el agua, no cometas el error de dejar toda la labor a los brazos y espalda, trabajando así la fuerza específica en estos grupos musculares y mejorar tu técnica en el tren superior.

Muchos entrenadores lo usan para desarrollar la técnica de la brazada, sobretodo si el nadador es un triatleta al que le pesan mucho las piernas y por consecuencia las arrastra mientras nada.

Es así como el pullboy, de forma artificial consigue que el deportista no se preocupe por tener una buena posición en el agua y pueda fijarse en detalles técnicos de la brazada sin olvidar que esto no debe llevar a la ausencia de la patada. 

 3 motivos que te obligan a trabajar con el pullboy:

  1. Ya dominas la patada y buscas sobrecargar los brazos, como paso previo al uso de las paletas.
  2. Si tienes una mala patada y se abren los pies en el momento de respirar. Para esto, se nada con el pullboy colocado entre los muslos y se mueven los pies.
  3. Si hay un  mal balanceo. En este casco se usa una tabla a modo de pullboy.

{AG}juguetes_triatleta{/AG}

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.