Calas perfectas

Cómo colocar las calas en tus zapatos. Paso a paso

 

 

Si bien es cierto el uso de calas para competir en un triatlón te permite ganar mucha efectividad de pedalada y control sobre tu bici, unas calas mal colocadas pueden convertirse en un auténtico tormento que pueda desencadenar lesiones de rodilla y problemas en los pies,

 

Por ello, uno de los aspectos que tienes que tener en mente cuando llegas a la T2 (transición 2) es la colocación de las calas. A continuación te decimos cómo ajustar tus calas para que disfrutes y no sufras el segmento en bici:

 

1. Ajuste lateral. Ajusta la cala en función de la forma de los tacos de tus zapatos, esto es según tu forma de pedalear, mueve las calas hacia el exterior o hacia el interior. Si ves que tus rodillas se giran hacia el cuadro cuando pedaleas, entonces debes echar las calas hacia el borde externo del zapato con la intención de aproximarlo a la biela. Si por el contrario tus rodillas tienden a irse hacia fuera tienes que desplazar la cala hacia el interior.

 

2. Ajuste antero-posterior. Adelanta o retrasa la cala. Ponte la zapatilla y engánchala la zapatilla al pedal. Con la biela a 90º y el pie plano, busca la posición del metatarso. Mirando desde arriba, comprueba que este hueso está por delante del eje del pedal. Unos 5-6 mm para pies pequeños y en torno a 10 mm para pies grandes. 

 

3. Rotación. Se refiere a la orientación que le puedes dar a la cala: recta, apuntando hacia el cuadro o apuntando hacia fuera. Como los pedales de montaña le dan al pie muchos grados de libertad de movimiento, la gran mayoría de bikers acertarán colocando la cala apuntando hacia el centro del zapato, no obstante, algunas personas necesitarán girar un poco la cala para pedalear más cómodos. 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.