¡Sin miedo a brincar a las aguas abiertas!

Entrena la natación en aguas abiertas.

 

Todos sabemos lo difícil que es para algunos nadar por primera vez en aguas abiertas. Algunos la pasan mejor que otros, pero la primera experiencia suele ser recordada por mucho tiempo. ¿Cómo mejorar las sensaciones cuando nos enfrentamos a esas enormes masas de agua?

  • Practica en aguas abiertas: siempre que puedas salir a algún lugar con mar o lago, aprovecha para darte un chapuzón. Eso sí, nada solo en zonas con salvavidas, ya que hacerlo sin supervisión puede ser peligroso.

  • Entra a competencias de aguas abiertas: cuando estés ahí, sentirás una emoción similar a la del triatlón y lo mejor es que terminando la prueba no tendrás que preocuparte por la bici o la carrera.

  • Saca la cabeza del agua periódicamente para nadar en línea recta. Toma referencias con los elementos del lugar y úsalos a tu favor.

  • Si usas wetsuit, adáptate a él. Puede ayudarte a flotar, y lo más importante: te mantendrá a una temperatura estable en aguas frías.

  • Confía en ti. Es el punto más importante. Sabes nadar y lo haces todo el tiempo en la alberca. Fuera de ella no tiene por qué ser distinto.

 

Y tú ¿Qué secreto tienes para afrontar las aguas abiertas?

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *