menos asfalto, más arena

como entrenar para no lesionarte

Este debe ser tu primer mandamiento si quieres seguir siendo triatleta muchos años.

 

El mejor ejercicio siempre es la prevención, así que en la medida de lo posible evita la carrera por terrenos excesivamente duros como aceras y asfalto.

Realiza tu mayor volumen de trabajo sobre terrenos menos agresivos, como senderos o caminos de tierra que rebajan el estrés articular, tanto en la recepción como en el impulso de la zancada.

No basta con sólo llevar tenis con buena amortiguación, ya que la adherencia excesiva de las superficies duras también castiga durante tus entrenamientos a las rodillas en arena compacta. Pero tampoco es necesario que corras por el desnivel para pisar en blando, ya que te puedes provocar un esguince por una mala pisada. Como en todo, has de usar el sentido común, es decir, no pasa nada porque corras algo por superficies duras, estableciendo una relación 75% arena y 25% duro. 

No tengo esa posibilidad ¿Qué hago?

Siempre intenta cambiar la superficie a una que amortigüe mejor, pero si no puedes, una musculatura bien acondicionada, será capaz de recibir los impactos y cargas sin problema alguno, liberando a las superficies articulares de gran parte del estrés recibido por la zancada de la carrera.

Los músculos que debemos trabajar son el cuádriceps por la parte anterior, tríceps sural, gastronemios, sóleo e isquiotibiales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.