¿Frío o calor? Cómo tratar tus lesiones

Seguramente has dudado sobre si aplicar calor o frío a una lesión, bueno, eso depende y aquí resolvemos esa cuestión.

La verdad es que todo depende mucho de la lesión y el tiempo que ha transcurrido desde que se produjo. Aquí te decimos en qué momentos es mejor aplicar frío y en qué otros calor.

¿Cuándo aplicar frío?

Cuando hay una lesión por una contusión (golpe). También es aconsejable su uso en afecciones pesarosas (después de una intervención quirúrgica, por ejemplo) y en procesos antiinflamatorios.

¿Cuánto frío hay que aplicar?

Existen diversos criterios en cuanto a la duración del tratamiento más adecuada. Estos son algunos:

• De 10 a 20 minutos 2-4 veces al día.

• De 20 a 45 minutos cada 2 horas. Total: 7 u 8 veces al día.

• De 15 a 20 minutos de aplicación, repitiéndola cada 10 minutos durante 2, 3 o 4 veces al día en las primeras 48 horas.

¿Y cuándo el calor?

La termoterapia suele ser más eficaz en el periodo post-agudo de esguinces, distenciones y contusiones, es decir cuando ya han trascurrido al menos 72 horas.

El calor aumenta la distensibilidad de tejidos, reduce la rigidez articular, alivia el espasmo muscular y acelera el flujo sanguíneo. Aplícalo en los siguientes casos:

• Afecciones dolorosas en general.

• En contracturas y molestias músculo-esqueléticas, puesto que el dolor está relacionado con la isquemia (disminución del riego sanguíneo).

• Reumatismos crónicos como la artrosis, siempre que no estén en una fase de brote agudo.

¿Cómo aplicarlo?

• Comprueba que no existan contradicciones: zonas con tendencia al sangrado, lesiones cutáneas, tumores, etc.

• Nunca apliques enseguida de una lesión.

• Coloca sobre la piel alguna protección.

• Pon una venda o toalla seca después para disminuir el efecto del enfriamiento por el aire ambiental.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *