¿Cómo evitar aguantar la respiración mientras nado?

La mayoría de los nadadores sin experiencia sufren de este mal.

 

Relájate, piensa en inhalar y exhalar naturalmente. La meta es replicar el mismo patrón durante tu nado de estilo libre. Sostener la respiración llenará tus pulmones como globos, causando que se infle tu pecho, y que las piernas y caderas caigan, lo que significa que decaerá tu eficiencia en el agua. En lugar de jalar lo más posible para llenar tus pulmones cada respiración, trata de trabajar con la mitad de tu capacidad y saca todo el aire en cada respiración.

 

Practica la respiración en cada brazada para crear un ritmo que provea llegada de oxígeno continua. Alterna tu respiración por lados cada 100 metros para crear una simetría en la mecánica.
Para asegurarte de crear un eficiente bolsa de aire, necesitas colocar correctamente la cabeza. Idealmente debes seguir la línea de la piscina y sumergir tres cuartas partes de tu cabeza.

 

Aprender a sincronizar tu respiración con la cadencia de la brazada no será lo más sencillo y es algo que muchos no toman en cuenta. Considera hacerlo así:

Cuando tu brazo izquierdo esté bien extendido, tu cabeza y cuerpo debe rotar a la derecha. Cuando el brazo llegue a la extensión total, debes inhalar. 9 de 10 nadadores fallan con la respiración, creando un punto muerto entre cada circuito de brazada, causando que el codo caiga y no esté bien ejecutado el movimiento.

 

Para ser perfecto en este movimiento, debes olvidarte de nadar a velocidad y enfocarte en realizar las respiraciones correctamente en cada circuito de brazada.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *