consejos para tener abdomen de lavadero

Abdomen de lavadero en 7 sencillos pasos

0 Shares
0
0
0
0

Si quieres lograr un abdomen plano y definido, olvídate de hacer cientos de abdominales todos los días, una buena rutina cada tercer día y una alimentación adecuada será la combinación perfecta

Si quieres lograr un abdomen plano y definido, olvídate de hacer cientos de abdominales todos los días, una buena rutina cada tercer día y una alimentación adecuada será la combinación perfecta.

Existen muchos suplementos y productos en el mercado que te ofrecen lograr reducir la zona abdominal, pero aun con la ayuda de éstos, si no comes de la manera adecuada, no lograras ver pequeños o grandes cambios. ¡Ojo ahí!

Tener un abdomen marcado no solo tiene que ver con el entrenamiento de estos músculos, deberás entrenar todo tu cuerpo de la misma manera para lograr un % de grasa por debajo de 18% para mujeres y 12 % para hombres para que comiences a ver tus cuadritos. Sí, sabemos que no es tarea fácil y que tomará bastante tiempo y esfuerzo, ¡pero tampoco es imposible! Y vale la pena. 🙂

Aquí 7 tips para ayudarte a conseguir tu abdomen de lavadero:

  • Consume lácteos con moderación. Si has experimentado inflamación o algún malestar digestivo al consumir leche o alguno de sus derivados, disminuye su frecuencia y evítalos por la noche.

  • Toma tés digestivos que te ayudarán a desinflamar tu abdomen. El jengibre tiene propiedades desinflamatorias, ya que mejora la función de tu sistema digestivo y reduce la grasa de la zona abdominal por su efecto termogénico. Si su sabor picante no te agrada mucho, combínalo con canela. Puedes tomar 1 taza todas las mañanas en ayunas.

  • Evita agregar sal a las comidas y productos con mucho sodio como salsa tipo maggi, soya, inglesa. El sodio hace que retengas líquidos y tu abdomen no se vea con buen tono muscular.

  • Cuida el consumo de grasas ya que para lograr un abdomen definido deberás consumir no más del 25% de grasas del total de tu dieta diaria. Consume con moderación en no más de 3 a 5 porciones al día aquellas que son saludables como aceite de oliva, aguacate, almendras o nueces, (1 cucharadita de aceite de oliva, 1/3 aguacate, 10 almendras) y elige carnes magras, aumentando consumo de pescado.

  • No le tengas miedo a los carbohidratos. Elige aquellos libres de gluten, como amaranto, quinoa, maíz, arroz salvaje, camote. Recuerda que aparte de proteína, tus músculos necesitan de este nutrimento para crecer y fortalecerse. Consúmelos después de tus entrenamientos.

  • Cuida el consumo de alcohol, ya que este no solo contiene muchas calorías, se almacena en forma de grasa en tu abdomen. Prefiere tomar un par de copas de vino tinto, además disfrutarlo, te otorga beneficios a tu corazón, evitando problemas cardiacos aumentando los niveles de colesterol bueno HDL.

  • No saltes ninguna comida, y evita ayunos prolongados. Recuerda que si tu cuerpo no recibe el combustible necesario en tiempo y cantidad, lo toma como señal de alerta y lo almacena en forma de grasa.

Una alimentación balanceada y realizar ejercicio de manera constante es la combinación ideal.

Por Kathy Arenas M.
Facebook Kaloria Training Center and Nutrition
Instagram @katrx_nut
También te pueden interesar