8 tips para sobrevivir a las curvas

 ¿La bici es tu debilidad?

 

  

1. Antes de llegar a una curva es cuando tienes que usar los frenos. Nunca pedalees hasta que la bici no recupere la vertical, podría tocar el pedal en el suelo y caerte.

 

2. Nunca entres en una curva desconocida agarrado sólo al acople. Suelta la mano del freno delantero (palanca izquierda) y ponla en el freno trasero (palanca derecha).

 

3. Aprende a valorar los tipos de asfalto y su estado. Un ejemplo son las curvas con arenilla, las zonas de umbría y el asfalto muy brillante, en el que una sola gota de agua lo hace muy deslizante.

 

4. En tiempo lluvioso no pongas más de 6-7 psi de presión, en tiempo seco con firme limpio pon hasta 10 psi, para un menor rozamiento.

 

5. Es en la bici donde hay que reponerse. Pega geles y barritas al cuadro de la bici, y podrás recurrir a ellos con rapidez y seguridad.

 

6. Para trazar correctamente, empieza siempre las curvas dirigiéndote hacia el interior de la curva y luego aprovecha todo el carril para ir abriéndote poco a poco.

 

7. La cadencia estándar es de 90 pedaladas por minuto. Puedes hacer el cálculo contando las pedaladas que das con una pierna en 15 segundos y multiplicando por cuatro.

 

8. Si pinchas en competición, el spray de espuma reparadora es una buena solución, pero lleva una bomba de CO2 para que la rueda lleve la presión correcta. Lleva también una cámara, por si no puedes reparar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *