entrenar con frío

4 aspectos esenciales al entrenar con frío

Quizá hayas decidido darte unas vacaciones u optar por un tipo de entrenamiento indoor, pero existen deportistas que siguen ejercitándose (y no pararán) aun con el frío.

Quizá hayas decidido darte unas vacaciones u optar por un tipo de entrenamiento indoor, pero existen deportistas que siguen ejercitándose (y no pararán) aun con el frío.

La temporada de frío no debe ser una excusa para dejar de entrenar y estamos seguros que nuestros lectores lo saben también. Aunque sí es importante llevar a cabo algunos cuidados básicos para evitar enfermarte y que tus objetivos fitness se vean obstaculizados por ese detalle.

Aquí te dejamos los aspectos esenciales que no debes dejar pasar al entrenar con frío. Checa esto:

1. Utiliza ropa adecuada para entrenar con frío

Simplemente cuídate y abrígate SOLO lo suficiente para poder ejercitarte. Tampoco es recomendable que lleves capas y capas de ropa, o que utilices prendas que no son para hacer ejercicio, ya que pueden mojarse con el sudor y no secarse de forma inmediata (lo que puede causarte enfermedades).

Cuida tus manos (usa guantes) y gorro en caso de que haga mucho frío o viento, eso protegerá tu piel y eliminará un poco la sensación de frío. Algo que cubra tu cuello también es indispensable.

2. Hidrátate antes, durante y después

Es muy común que por el frío no tomes agua de forma tan constante como lo harías si hace calor, pero la hidratación es igual de importante en cualquier clima. Tal vez la sensación de sed no sea tan intensa como en verano, pero aun así necesitas líquidos.

¡Mantén tu cuerpo bien hidratado y con bebidas isotónicas! Es básico.

3. Calienta adecuadamente

Es importante que tu rutina de calentamiento la hagas a consciencia de modo que evites alguna contracción muscular o lesión.

4. Cámbiate de ropa al terminar de entrenar

Es básico que te quites las prendas mojadas por el sudor después de entrenar, incluso antes de estirar, pero si no es posible, solo busca un lugar cerrado donde puedas estirar sin el frío constante, o ve a casa rápidamente y lleva a cabo tu rutina de estiramientos ahí. Es una práctica que muchos llevan a cabo con este clima y que tú puedes adaptar para evitar enfermedades o lesiones. ¡Solo que no se te vaya a olvidar estirar, eh!

También te pueden interesar